¿Cómo influyen las redes sociales en tu pyme?

¿Qué se necesita para vender más? Lograr mayor clientela. ¿Y para ampliar la cartera de clientes? Alcanzar el público potencial. ¿Y cómo se llega a más usuarios? Relacionándose con ellos. ¿Dónde y cómo se hace? En las redes sociales. Esta reflexión, algo rápida y simple, tal vez demasiado simple, es una aproximación más que notable a la realidad del mercado actual.

Las redes sociales sirven para generar publicidad a tu marca, producto o servicio y, además, permiten mantener una comunicación bidireccional con tu target. Esta relación debe establecerse y ejecutarse de una manera estratégica logrando, así, acercarte a tus clientes potenciales.

Escupir publicidad sin previamente haber generado una relación con tu público suele ser un error muy común en las empresas. Es tan fácil como imaginar la siguiente situación: Te presentas en una fiesta y en lugar de relacionarte y divertirte con el resto de invitados, entras vociferando como un ente enloquecido en los baños, tiras al suelo las copas de los ahí presentes y, para finalizar, les repartes una servilleta mojada con un número de teléfono ilegible, sin ofrecerles mayor explicación. Así es. Si careces de una estrategia adaptada a tu negocio, como la que puede diseñarte profesionales del ámbito de la comunicación como Eureka PR, en lugar de –disculpen la expresión- ‘ligarte a la rubia’, regresarás a casa con la terrible sensación de haber tirado una oportunidad a la papelera.

De este modo, si logras comunicarte adecuadamente con tu público objetivo, tendrás al alcance de tu mano la posibilidad de ofrecerles aquello que sólo tú (tu empresa) puede darles. Así, gracias a unos mensajes estudiados, los usuarios entrarán a la web corporativa de tu organización (a través de las redes sociales, principal canal para generar tráfico en las website, dicho sea de paso) a adquirir aquello que buscan. Para conseguirlo, deberás ayudar a tus seguidores, aconsejarles, orientarles para que se sientan cómodos. Pero… ¿cómo hacerlo?

En este punto, nunca debes olvidar que no se trata de una cuestión de cantidad de contenidos, sino de calidad. No importa cuántas veces disparemos, lo que importa son los goles que marquemos. Además, si no se hace caso a esta premisa, se corre el riesgo de perder el foco de tu target y, lo que es aún peor, de que la imagen corporativa de tu negocio se vea deteriorada.

Una empresa con presencia en Internet, que cuenta con canales de redes sociales, siempre será más atractiva que una que opta por encerrarse entre las cuatro paredes de su local. No sólo importa lo que dices, sino el feedback que recibes. Debes buscar romper esa barrera y eliminar aquellas fronteras que te impiden darte a conocer. No debes tener miedo a la hora de dialogar con tus usuarios dado que, a fin de cuentas, son el núcleo de tu marca, el centro sobre el que gira la órbita de tu negocio, el resultado de tus ideas y el motivo de tu presencia en el mercado.

Nosotros lo tenemos claro. ¿Y tú?, ¿a qué esperas?

No Comments

Post A Comment