5 claves para lograr una comunicación efectiva en tu pyme

Las compañías deben dotar a su marca, productos o servicios de personalidad propia, como si se tratase de alguien y no de algo. Para ello, como es lógico, cobra especial relevancia el contenido. Las empresas han de ser capaz de desatar emociones, ser positivos y, sobre todo, generar en el receptor una experiencia. Pero… ¿cómo hacerlo? Aunque la comunicación jamás debe ser entendida como un proceso mecánico (un comunicador no es un pastelero –con todos los respetos a este gremio- que elabora sus productos siguiendo una receta que bien puede tener un año como cincuenta) existe una serie de pautas que debe seguir para que su mensaje llegue al receptor de un modo efectivo.

1. ¿A quién se dirige? El emisor –como perfil o empresa- debe tener claro cuál es tu target y cuáles son las características que lo definen.

2. ¿Qué canal emplea? Tras localizar el público objetivo se ha de aprovechar los diferentes canales que ofrece la red. Web, blog y, por supuesto, las redes, son los principales medios desde los que se debe comunicar. Las plataformas sociales son fundamentales dado que permiten una comunicación bidireccional con los clientes. Se requiere de seguidores –de calidad- y de una publicación ordenada.

3. ¿Cuáles son sus valores diferenciales? Antes de elaborar y desarrollar los mensajes es crucial conocer los aspectos que distinguen a una empresa o proyecto de su competencia. Y es que éstos se erigirán como la piedra angular sobre los que se construirá, más adelante, los contenidos a transmitir. Así, la calidad, la comodidad, el precio, la experiencia, la profesionalidad y, últimamente más que nunca, la exclusividad, son algunas de las casi infinitas posibilidades susceptibles de convertirse en los puntos fuertes que ofrece un producto o servicio determinado.

4. Construir un mensaje contundente y claro: Ha de ser sencillo y fácil de recordar, ha de marcar la diferencia respecto al resto de organizaciones y lo más complicado, ha de ser original, diferente. Debe alcanzar y generar sentimiento, dado que va a ser procesado por un ser humano, no por un robot. La cercanía debe imponerse. En este sentido, nunca se ha de olvidar la “empatía”, como dijo un sabio: “ponerse en los zapatos del prójimo”.

5. Visibilidad online: El contenido llegará probablemente a través de Internet y las plataformas que se cobijan bajo su extenso manto. Por tanto, es crucial que tanto el emisor como el receptor tengan visibilidad online. Uno para evitar que se pierda el mensaje y otro para poder recibirlo. En este oasis apodado “Internet” solo existe una posibilidad: adaptarse o morir.

No Comments

Post A Comment