En el mundo digitalizado en el que vivimos, en el que todo el mundo tiene acceso a la información de manera instantánea, es muy importante que las empresas se cuiden de mostrar una imagen y unos valores de cara al público, para que se les pueda asociar a ellos. Y hay que tener capacidad de reacción contra posibles situaciones que puedan manchar el nombre de la empresa.