Cada vez que arranca un nuevo ejercicio económico las empresas suelen sufrir un notable descenso en la productividad de las diferentes áreas de trabajo que las constituyen. Las reuniones infructuosas, el uso inadecuado del correo electrónico, la falta de metodologías de trabajo innovadoras y ágiles, la ausencia de una red de expertos y de técnicas de motivación