Cada vez son más las personas que se aventuran a montar su propio negocio, generalmente basándose en un idea inicial que creen puede tener éxito o bien tratando de hacer algo que ya existe pero con un punto de vista nuevo, aportando algo que pueda diferenciarlo. Sin embargo, son muy pocas las empresas que consiguen perdurar en el tiempo.