El camino al éxito del emprendimiento

Cabe preguntarse, ¿qué necesita un nuevo emprendedor para triunfar?

La colosal irrupción de las nuevas tecnologías ha revolucionado la cultura y mentalidad de las nuevas generaciones. El impacto de las TIC ha propiciado un cambio de paradigma en el ámbito del empleo, abriendo así nuevos nichos de mercado.

El éxito y popularidad de nuevas profesiones, como los Youtubers, unido al agujero ocasionado por falta de competencias digitales, ha provocado que cada vez sean más quienes desean crear su propia empresa.

De hecho, a día de hoy, 6 de cada 10 millenials desearían crear su propio negocio, tal y como sostiene un estudio de Emprendimiento Amway. Este mismo informe considera que el 50 por ciento de ellos se ve con las habilidades y los recursos necesarios para fundar su propia compañía. No es de extrañar, ya que esta generación tiene una mayor cualificación y capacidad de aprendizaje, en lo que a competencias digitales se refiere, por lo que no podemos obviar que, en la era digital, se puede crear una compañía millonaria con un ordenador y conexión Wi-Fi.

Así pues, cabe preguntarse, ¿qué necesita un nuevo emprendedor para triunfar? Vivimos en un ámbito en el que el usuario necesita enamorarse y conectar con la compañía antes de comprar. Las redes sociales han dado voz a los usuarios y ahora son los clientes los principales ‘guías’ de las empresas, los encargados de indicarles el camino a seguir.

En esta línea, los nuevos autónomos, si desean triunfar y posicionarse por delante de su competencia digital, necesitan posicionarse a ellos mismos.

A día de hoy, tal y como dice el último Informe Reporta, las compañías españolas rozan el aprobado en comunicación, mientras que la cúpula directiva aún suspende en esta materia. Crear un negocio sin saber comunicarlo es un tremendo error… La pregunta, por tanto, es: ¿cómo hacerlo? Impulsando su marca personal en los formatos digitales y tradicionales y convirtiéndose en auténticos embajadores de su marca. En esta línea, se ha de seguir las siguientes pautas:

En primer lugar, servirse de las plataformas sociales para darse a conocer. Si antes se podía llegar a 100 potenciales clientes ahora se pueden alcanzar a 10.000. En este punto es crucial conocer en qué redes se mueve la audiencia que interesa. No se trata de tener presencia en todos los canales sociales, sino en aquellos en los que esté el público objetivo. Por otro lado, segmentar muy bien al cliente tipo y ser empático, conocerlo como a uno mismo antes de dirigirse a él; También es crucial publicar contenidos de valor que aporten algo a quien los reciba. Si hay algo que causa un enorme rechazo es recibir a contenidos que no han sido demandados, spam.

Además, aunque vivamos en la era digital, no se puede negar el enorme impacto del entorno offline.

No todo el mundo se ha visto en la necesidad de adaptarse a la sociedad 3.0 con la misma facilidad. En ocasiones los potenciales clientes se encuentran detrás de las páginas de los periódicos de papel. De este modo, tener presencia de forma continua en los medios de comunicación, regalando a los lectores contenidos de auténtico valor, tiene una repercusión directa sobre la imagen dado que, a pesar de la enorme influencia del ámbito digital en los medios, el papel sigue siendo más prestigioso.

Por último, uno de los grandes efectos de la era digital ha sido la creación de auténticos expertos… en vender humo. El desconocimiento sobre ciertas áreas provoca que ciertos usuarios regalen su rédito hasta que ‘se descubre el pastel’. En esta línea, es vital convertirse en un auténtico embajador de marca. No se puede vender un producto o servicio de algo que uno jamás compraría. Debe ser algo más allá de una técnica de marketing, debe ser una filosofía de vida. Un embajador de marca, y más tratándose de un autónomo, ha de ser un parroquiano, una persona que comulga con los valores de una compañía y, por supuesto, que vive acorde a estas ideas. De nada sirve ser un auténtico embajador de marca si no se comunica adecuadamente.

Las nuevas tecnologías han irrumpido de lleno en el mercado, generando así, multitud de oportunidades para los autónomos y emprendedores. Sin embargo, sólo poniendo la máxima atención a la forma de comunicar y al contenido que se comunica, estos serán capaces de optimizar al máximo este nuevo e interesante escenario que es el mundo digital.

No Comments

Post A Comment